Stephan PIAUGER

Fontenay Tresigny, France

TUMOR DE CEREBRO Y DE RIÑON. PORQUE DIOS?

 

Todo había estado siempre bien para mí. Tuve siempre buena salud y una energía desbordante…nunca tenía necesidad de dormir mucho.

Un día en el año 2012, eso cambió.  Todo empezó con un simple malestar mientras estaba en mi lugar de trabajo,  una y otra vez. Tuve entonces que ir por urgencias, donde me hicieron una serie de análisis,  durante una semana.

Veredicto final:  Crisis de epilepsia, provocada por un tumor cerebral que  comprimía el cerebro.

Después de este descubrimiento, el médico me anunció que  también había un tumor en el riñón. Según él, un  98% de riesgo de tener un tumor canceroso en el riñón con una metástasis  al cerebro.

"Dios, porque permites esto?

Fue un choque para mí y para toda mi familia. Durante 3 o 4 días, habíamos estado recibiendo noticias totalmente inesperadas. Habíamos llorado mucho.  Y me pregunté porque Dios permitía eso en mi vida, El,  a quien siempre había amado y a quien siempre había procurado gustarle.

Dios entonces nos habló a través de éste versículo  en la Biblia: "Aunque camine en el valle de sombras y de muerte, no temeré mal alguno, porque tu estarás conmigo;  Tu vara y tu callado me infundirán aliento" . (Salmos 23.4)

Comprendimos que tendríamos que continuar y avanzar sin compadecernos de nuestra situación. Debíamos confiar en Dios, creyendo que estaría cada día a nuestro lado.

Un primer milagro!

Justo actuando así, nosotros experimentamos la paz de Dios. Una paz verdaderamente increíble! Esa fue la más hermosa intervención de Dios en nuestro favor aunque otras sorpresas nos esperaban.

En la  primera intervención ,  el neuro-cirujano tuvo que retirar el tumor del cerebro. Fue  delicada y con un alto riesgo de secuelas.

Antes de pasar a la sala de operación, me pregunté si "estaba listo para morir". Es en esos momentos examiné  si  tenía  fe en eso que dice la Biblia.  "Sí, estoy listo" me dije. Sí, sé que no seré juzgado, porque Jesús ha sido juzgado en mi lugar por la cruz.  Sí, creo que está vivo hoy y que defiende mi causa delante de Dios! "

Me desperté…no en el paraíso, sino en la tierra, porque la cirugía había salido bien, a pesar que había durado 7 horas.

Un segundo milagro!

Diez días mas tarde, el cirujano me llama, un sábado (él, que en toda su vida como cirujano, había llamado muy raramente a un paciente un sábado)  y me dijo:  "Usted es un caso…no he visto nunca eso en mi carrera, el tumor del cerebro no es canceroso"

Tres meses más tarde, me sometí a la segunda operación de riñón. Me retiraron la mitad que contenía el tumor. Esta vez, se trataba de un tumor canceroso,  bien localizado y operado muy pronto.  Según el médico, no había necesidad de quimio-terapia ni de radio-terapia porque todo el tumor había sido retirado .

El primero, segundo y un tercer milagro!

Normalmente  necesitaba un periodo de un año para recuperarme de estas cirugías, pero me sentía tan bien que pude retomar mi trabajo solo 4 meses después de la cirugía. Eso para mí era un tercer milagro!!

Dos años más tarde,  después de haber efectuado resonancias magnéticas  cada 6 meses, mis resultados son perfectos.  No hay ninguna secuela a nivel del cerebro y el cirujano me  confirmó que todo estaba muy bien y que no había  necesidad de hacer más controles.

Si! Dios es un Dios de milagros. Si! , Dios ha respondido a las oraciones de cientos de personas que me han sostenido durante este periodo de prueba.

Hoy, las cicatrices están ahí…          

Hoy, dos años más tarde, me quedan cicatrices en mi cuerpo, un poco como las cicatrices que Jesús tiene en sus manos y en sus pies. Ellas estarán siempre ahí, como testigos de la intervención de Dios en mi vida y como prueba de su amor y su fidelidad.

A través de esta prueba,  Dios me cambió , me "escamondó" como lo haría un jardinero:  talló  las ramas de mi vida  que ya tenían  fruto para que crecieran todavía más y dieran más fruto. Jesús habla de este proceso  en el evangelio de Juan 15:1-2.

Supe que no se es de gran cosa aquí en la tierra.  Vi de nuevo mis prioridades y busco continuamente  invertir bien mi tiempo sobre esta tierra, dejando a Dios como el centro.

En las dificultades de la vida, mi pregunta ya no es "Porque Dios?", mi pregunta es "como atravesar este valle contigo".

sTeF

— Read more —
Contact me Learn more about Jesus

Similar stories